viernes, 20 de junio de 2008

Niebla gris...


¿ Por qué venís a mí, oscuros presagios, nubes tormentosas, incertidumbres ? He cerrado la puerta a todo aquello que me perturbe. No os dejaré colaros por las rendijas de mis cicatrices antiguas. Me aferraré a la certeza de aquello que amo.
La mediocridad me cerca como una niebla gris, se empeña en engullirme y yo me defiendo. Nada podrá arrebatarme la belleza que se esconde temerosa en los rincones de mi imaginación por miedo a la ignorancia, a la desesperanza, a la monotonía... No me venceréis aunque utilicéis contra mí todas vuestras viles argucias, porque he probado la miel de la vida plena , he sentido la caricia y el roce leve de las promesas cumplidas y, sólo por un momento, he volado con las alas de la felicidad.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails