domingo, 14 de junio de 2009

Despedida


¡Es tan fácil marchar sin despedirse...!
Cerrar la puerta, tragar la saliva espesa que nos atenaza la garganta, sostener las lágrimas detrás de los párpados sintiendo el quemazón, y evitando el alivio de dejarlas brotar.Abandonar el peso de las dudas, los miedos, las derrotas, los abismos.No preguntarse más por qué, ni por qué no; ni cuándo llegará la voz amiga a curar las heridas y las llagas, que nos dejan aquellos que, sin saber a cuenta de qué, tanto nos desprecian.
Es sencillo borrar lo que uno ha sido, una tecla, y dejamos de existir en la red: no queda rastro de aquello que creamos. Se parece a morir, cerrar los ojos, buscar la luz, ganarla, reconocerla al fin en la tiniebla. Pero una voz profunda me llama hasta su orilla, se empeña en convencerme y apela a mi cobarde egolatría.Y no quiero perder lo que he ganado, la brisa suave de una palabra amiga, la sonrisa de estar entre la gente humilde que sabe que vivir es todo un reto, una tarea difícil, día a día venciendo a la tristeza, a la desidia, a la soledad inevitable.
Así que sigo aquí, contemplando la tecla que lo suprime todo, y llenando hojas blancas con mis torpes palabras, aun a riesgo de que otros escupan en mi puerta y emborronen mis paredes encaladas con frases hechas y odio masticado. Pero así es la vida con todas sus penurias y sus logros, sus risas y sus llantos ... Y la luz,la paz, la anhelada blancura de la nada, todavía pueden esperar.
----------
Este texto nació con motivo de un momento de debilidad que casi da al traste con todo mi trabajo y todo lo que había ido construyendo en este año. Después el miedo me salvó de la nada.El miedo y el deseo de autoafirmación y supervivencia, que son los instintos básicos que nos atan a la vida por muy dolorosa que a veces sea.
La persona o personas que me hicieron caer no son importantes, ni me interesan más que como meros agentes de mis propias debilidades. Todo lo que me rodea me afecta, yo soy así. Disfruto y sufro por igual. Este rincón en la red es como yo soy: inestable, pero auténtico y necesitado de voces y belleza. Hemos creado una red de afectos y palabras y nadie, por mucho que se empeñe, lo romperá. El texto era una metáfora nacida de una experiencia real. No me despido, sólo os hago partícipes de cómo me siento algunas veces y como he estado a punto de hacerlo. Os aprecio, y os considero necesarios para el sentido pleno de mi palabra.Mil gracias y mil besos

62 comentarios:

Fernando Manero dijo...

No puedes despedirte porque el talento y la creatividad te lo impiden. No son las manos ni las teclas lo que te retienen ante un mundo que se deleita cuando te lee. Es tu mente, tu afán por mirar al mundo, tus anhelos por sentir que la luz de las miradas no te abandona. La piel se eriza ante la sospecha de que todo es fugaz, de que las flores se apagan... pero no. La palabra perdura, se pega a la memoria, se resiste al abandono y basta un solo minuto de reflexión ajena sensible a lo que escribes para que tu presencia se justifique y se acreciente ciento por uno. Un abrazo

Popi dijo...

Reina, los que nacemos con esta enfermedad de la palabra tenemos la obligación de escribir sobre las mas siniestras ocurrencias que nos propone la vida. Es un vivir al límite, un camino de juegos prohibidos, millones de escorpiones desafiando a nuestro maltrecho corazón. Y no está tan mal esto, yo no lo cambiaría por nada; una vida llena de sentimientos, de descubrimientos horrorosos que el tiempo transforma siempre en sonrisas. Siempre. Es el sentido de la vida, y por eso la gente te envidia.
Te quiero nena, así que no me llores que te crujo.
:)

Emilio dijo...

Tendría que haber teclados que no tuvieran esa tecla: el tuyo, por ejemplo.

Un fuerte abrazo.

Aquabo dijo...

No me gustan las despedidas...

Saludos

Rafael Lucena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafael Lucena dijo...

Bajo el cielo y detrás del horizonte,
"donde la luz se yergue victoriosa,
donde el silencio anida insuperable",
¿habrá un mar de bajadas y crecidas,
de olas que cambian sal por fina arena?
Para verlo por fin se alza y se asoma,
glorioso y expectante,
tu campo de amapolas.

SUSANA dijo...

Todos miramos esa tecla mucho más de una vez. Cumple la muda función de recordarnos que sólo dependemos de nuestra voluntad.

Seguí adelante Marisa, seguí creando, que la inspiración te encuentre siempre trabajando. Con tus propios ritmos de publicación, a tu manera...disfrutando de tu espacio.

Con Vos. Un fuerte abrazo!

Jesús Aparicio González dijo...

Cuando entro en mi blog y veo en primer lugar una última entrada de mi amiga Claudia entro en ella seguro de encontrar una palabra sensible e inteligente que me despierta un verso escondido en lo más profundo de mí y que esperaba esa otra palabra que Claudia me da para ser un instante más moderada y misteriosamente feliz.
Gracias amiga por esa palabra tan necesaria.
Un beso muy fuerte
Jesús

Maria Varu dijo...

Marisa, cuando alguien decide irse en esa inmensa red de internet, aún sin conocerlo, sin saber como es, algo de mí se lleva y más cuando ha habido intercambio de los momentos fugaces que nos ofrecen el poder leernos, el de comentarnos.
Contigo pasa lo mismo, no hace excesivo tiempo que nos hallamos en este mar de letras y sin embargo te sentí cercana pronto...
Lamento sentidamente tu despedida, espero que sólo sea temporal... yo te diría que no borres el blog, déjalo por si decides volver...

Marisa que la vida te sonría, que sea generosa contigo, deseo que sea tanto como lo recibido de ti.

Besos, y espero que sea un hasta pronto.

Edu dijo...

Hola Marisa, tu despedida, jamas sera tal, porque lo que te hemos leido y conocido, no olvidaremos, llevamos tus palabras clavadas en nosotros. Con lo que sigue entre nosotros compartiendo letras.
Un Saludo.

Alberich dijo...

:(
:(


...

no lo hagas....

Bel dijo...

Somos muchos, muchos más los que te queremos y apreciamos como se merecen tus palabras y tus ideas.
Abrazo y beso enorme.

María Socorro Luis dijo...

Querida Marisa. Yo no entiendo nada, pero intuyo que algo muy profundo te hiere.

Marisa, por favor, bórralo y bórralos de tu mente. Sólo importa la gente que te quiere y a quienes tú quieres.

Dos rosas y dos besos. Soco

Ale dijo...

Marisa, me he sentido siempre tan identificada en cada palabra tuya( tal vez transitemos momentos similares)y encontrar esa " compañia " inesperada de decir: pero ella ha dicho lo que estoy sintiendo!!!, es casi magica.
Claro que comos todos: no quiero perderte Marisa, y tampoco quiero ser egoista.
Hermosa y valiente mujer, talentosa poeta:Has lo que profundamente desees y no necesariamente tiene que ser definitivo, pero que sea porque vos y solo vos lo desea asi,y no por alguna palabra ni actitud de otro.
Te quiero hacer llegar tibieza, alli, donde haga falta.

June dijo...

Hace poco que sé de tu existencia pero ya formas parte de mis habituales lecturas, cuento con tus palabras, amiga...
Un saludo

impersonem dijo...

Marisa olvida esa tecla...y dale a todas las que consiguen hacernos llegar, a través de tus post, tus magníficos poemas, producto de tu gran inspiración, y tu sabia y acertada visión de la vida. Cuando te leo encuentro muchas de las referencias que siempre había buscado y muchos principios con los que me identifico plenamente. Tus palabras nada tienen de torpes Marisa, están hábilmente colocadas en el ritmo de tus versos dejando improntas inigualables.

Sigamos conversando Marisa..."ladran, luego cabalgamos".

Un grandísimo abrazo.

Noray dijo...

Yo, querida Marisa, me vine este fin de semana a Madrid planeando que sería mi despedida. Creo que he escrito demasiadas palabras, demasiados versos que han ido enterrándose en el silencio.

Un abrazo

siempreconhistorias dijo...

Querida Marisa, me resistí a entrar en tu blog cuando vi el título del poema. ¡Tuve miedo! Todos tenemos derecho a esa paz anhelada y a la despedida, también al cierre de puerta a la francesa, claro. Y, sin embargo, me alegro mucho, muchísimo de que eso pueda esperar y la brisa de los que te leemos cotidianos te empuje a permanecer. No sé qué decir. Para mí eres una presencia necesaria.
Un abrazo fuerte.

Laura Gómez Recas dijo...

Marisa, solo es un pensamiento hecho de palabras.

No creo que acabes pulsando la tecla. Tengo la sensación de que todo el texto es una gran metáfora. Me ha impresionado la forma en la que analizas el sentimiento de desconsuelo ante el desprecio del "otro". Sólo es desconocimiento. Debemos seguir la ruta que nos identifica y pasar de largo ante esas miradas sarcásticas y demoledoras. La verdad está en uno mismo. Esa tecla que vacía todo como si de la muerte se tratara está ahí para utilizarla sólo en el momento en el que pulsarla sea un acto de afirmación de uno mismo.

Te dejo aquí un beso vacunado contra el "supr".
Laura

Ana Muela Sopeña dijo...

Excelente texto reflexivo, Marisa. La verdad es que la moda de dar a la tecla de eliminar los correos intercambiados con amigos o amantes virtuales no va conmigo. A mí me gustan las formas. En el caso de despedirse tomarse un café y hablarlo o escribir un correo y explicarlo, o llamar por teléfono. El delete no es para mí.

Me ha fascinado tu texto.

Te leo
Un abrazo y mis felicitaciones
Ana

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

maravilloso leerte. Ha sido un placer. Me alegro haber descubierto tu blog. Besos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Marisa, un fuerte abrazo.

Y hola.

Santiago dijo...

Qué es eso Marisa?
Cómo te escribo? en español neutro o rioplatense?
Qué es eso de despedirse? Ya habrá tiempo cuando alguien oprima el delete definitivo para cada uno de nosotros. Mientras tanto, cabeza levantada, dedos corriendo por el teclado a su aire o aún mejor, hoja en blanco y el gesto del bolígrafo dejando salir lo que está adentro y no sabes. Tenés demasiadas cosas por descubrir al pasar cualquier esquina. No nos prives ni te prives de ellas.No nos tengas lástima ni te la tengas. Tenemos paciencia. Sacudinos con algo. Mostranos tus poéticas tripas. Te esperamos.No te vayas.
Un abrazón.

FLACA dijo...

¡Ni se te vaya a ocurrir decir en serio eso de apretar la tecla "SUPR"!... Me gusta encontrarte aquí y allá, leer tu poesía y conocerte un poco más con cada
verso.Un abrazo.

Clarice Baricco dijo...

Ni se te ocurra eh? Tú que eres una gran escritora y poeta no puedes negarle a mis ojos tanto corazón en tus letras.

Comprendo todo ese sentir, porque yo también lo he pasado, pero decidí que mientras siga viva, seguiré contándome la vida.

Marisa querida: te necesito.


Abrazos.

ybris dijo...

Sí. Tan fácil como apretar una tecla pero tan difícil como justificar que no es por miedo ni por cobardía.
Siempre habrá razones.
Ojalá ninguna sea la presión de los desaprensivos.
Ya ves que otros muchos admiramos lo que haces.

Besos animosos.

sergio astorga dijo...

Marisa, cuantas muertes se viven sin morirse. Que fácil es desaparecer así en un instante, sin despedidas, sin cantos, con desgana, sientes igual a lo que siento,una ráfaga de olvido y quedar petrificado expuesto a la erosión, sin nombre, sin miradas.
Espera un poco mas a ver que pasa,que nos mantenga la curiosidad
y sus palabras.
Un abrazo sencillo.
Sergio Astorga

Fernando dijo...

siempre has de encontrar gente en el camino que denigre cualquiera de tus pasos...envidia, estulticia, rabia...olvida eso y piensa en los que te queremos..somos más...muchos más...besos.

Juanma dijo...

A ver, Marisa, ¿esto qué es?...Dame datos, querida, conozco a un par tipos con cicatriz, y cierto aire siciliano, capaces de lo que sea con nada que les dé una orden.
Dime, por favor, que estas palabras tuyas son una reflexión y no una despedida.

Besos muy requetegordos.

Maria Luisa dijo...

Dulce Marisa: Mi "niña"

Que dolor tan hondo sientes para intentar pulsar esa tecla.
Todos por distintas circunstancias hemos deseado escapar, huir, cerrar puertas y ventanas y vivir en nuestro mundo no exponer los sentimientos a nadie.
Marisa tu eres fuerte, no te dejes "vencer por nada ni por nadie".
YO, te necesito.
Necesito, quizá sea egoísmo puro buscar tu página, para sentir, amar, añorar, vivir...

SIGUE, SIGUE.- ¡Haznos felices!
Somos muchos los que te seguimos, eres un referente para todos.
Siempre te he dicho "Que haría yo sin tus palabras tan sabiamente escritas"

Si te vas (Pido que no sea así)
no te olvides de los que te queremos, Marisa yo nunca lo haré.
Me has ayudado tanto en momentos tan difíciles, que unas palabras tuyas en un poema me han salvado los dias.

Marisa: Te quiero

marisa dijo...

Queridos amigos,perdonad mi debilidad...En realidad fue sólo un instante de desasosiego pero luego lo vencí y no le di a la tecla( aunque haya quien lo desee muy mucho). No suelo darle importancia a la maledicencia, y mi autoestima no es del todo mala, pero a veces...En fin, que sentí el vértigo del final y luego, como dice mi querida Laura, me quedé con la metáfora de esa tecla, de ese poder, y de la necesidad de los demás y del calor humano que acaba venciendo a la nada.
No tengo palabras, o tal vez tenga demasiadas, pero no sé si son las más adecuadas, para transmitiros mi agradecimiento más profundo. Amo demasiado la poesía como para pretender tocar el cielo de la gloria,sólo quiero compartir y saber que os dejo lo suficientemente contentos como para que queráis seguir aquí. Soy humana, débil,y me alimento de palabras propias y ajenas.Gracias por dejar que me alimente de las vuestras, tan ,tan generosas.

Maria Varu dijo...

¡Bien! ¡Bien! ¡Bien!

Besos y a seguir....

JUAN JES dijo...

Persevera poeta. Te leemos con interés, placer y admiración.

Stephan dijo...

Hace tiempo que disfuto de tus letras y, aunque nunca te haya comentado, me alegro por mi que hayas decidido quedarte.

este mundo es bueno, solo hay unos pocos que deciden malearlo, ensuciarlo. Hay soluciones para que no lo consigan. Lo que no se puede uno permitir es desfallecer, abandonar, abandonarse.

Un beso y te seguiré leyendo. Y muchas gracias por la belleza que nos ofreces desde aqui.

Borromín dijo...

Querida Marisa:

Que la tecla suprimir se vaya de tu mente, porque si tus palabras fueran torpes, ¿qué serían las mías?.

Palabras que nos llenan, palabras que nos acompañen. Aún recuerdo el día que encontré el camino hacia tu "bosque".

Un fuerte abrazo.

FLACA dijo...

Además de todo, la música de Bach es preciosa.

Codorníu dijo...

Querida amiga y compañera:

Espero que todo haya sido un mal sueño. Como alguien ha dicho antes que yo, sería una gran pérdida que tus textos (las poesías y los artículos) no estuvieran ahí cuando uno abre el ordena.

Te lo digo con el corazón.

Descansa. Todos lo hacemos. Lo necesitamos. Nos tomamos los paréntesis que nos pide el alma, avisando o sin avisar. Es humano.
Contamos con ello.

Pero no te vayas.

Porfa.

Amiga.

Compañera.

Guillermo Díaz Ceballos. dijo...

Que no acaben las palabras

Vagamundo dijo...

Espero que nunca le des a esa tecla, y que si lo haces algún día, bien sea por fuerza, o debilidad, que lo hagas por decisión tuya y sólo tuya. Ése sería el único consuelo para los que gustan de leerte. Saber que no te han perdido, sino que eres tu que te has ganado a la vida.

PS. Te entiendo porque yo le dí a esa tecla ya dos veces, por rabia y desconsuelo.

adaev dijo...

despues de la muerte física de benedetti,la poética del hombre pez sólo faltaba que faltase tu voz.no dejes de susurrarme hasta que me duerma..........

Marta Fernández Olivera dijo...

:(
Marisa, ojala sea sólo un hasta pronto porque te echare de menos.
Un abrazo y un millon de besos

marisa dijo...

Juanjes, Borromín, Stephan,Flaca, Pepe, Guillermo, vagamundo, adaev y marta...Gracias .No, no voy a irme, fue un momento de debilidad, un instante de cansancio infinito.Parecía tan fácil.Luego lo pensé y me salió esta reflexión que pienso tiene varias lecturas: la puramente literal, y otra metafórica sobre la muerte buscada para paliar el dolor, y otra sobre la existencia de estos mundos virtuales que son como la propia vida...tan frágiles.
Mi miedo no ha desaparecido, mi angustia tampoco, mi duda sobre lo que hago es normal y convivo con ella.la maledicencia la llevo peor y la injusticia y la mentira me duelen hasta cortarme el aliento, pero todo, todo, forma parte del juego. Seguiré escribiendo, seguro que sí. Volveré a coger confianza, como los niños que se caen y se levantan, olvidando poco a poco el golpe.Me recompondré.porque yo también necesito este rincón, y saberos aquí y compartir y disfrutar de los pequeños momentos en que "hablamos" vy comunicamos alos otros lo que somos y lo que sentimos.Dar, recibir ese es el trato.Mi abuela siempre me decía que los amigos se dejan ver y se reconocen en los momentos difíciles, en las penas, en los baches.
Un beso enorme a todos, a todos, por estar ahí y dejarme que os reconozca...

yonky dijo...

actualmente la sensibilidad y ternura no cotizan en bolsa,como creo a lo largo de la historia de la humanidad,al menos la nuestra occidental le fue y es dificil valorar,pero mientras existan almas exprimidas como la tuya,algunos locos encontraremos refugio.

Otra cosa no me sale,hoy leyendote.

cariños

Mertxe dijo...

Yo, como Soco, tampoco entiendo nada. Y quizás no hace falta, porque lo único que cuenta es que estás aquí, tú con nosotros, nosotros paladeando tus versos. Sé que puedes desear más, mucho más, y estarías en tu perfecto derecho, sin embargo, este rincón ya se ha convertido en un triunfo que nada ni nadie puede venir a desbaratarte. La luz y la paz están muy bien, la blancura de nada equivaldría al suicidio, así que aléjate de la tecla-terminator y no nos dejes huérfanos.

He dicho.

La sonrisa de Hiperión dijo...

A mi me gusta despedirme así, sin decírselo a nadie... para no molestar con llantos inútiles y dolorosos.

Saludos!

Exenio dijo...

A veces no hay marcha atrás...

marisa dijo...

Yonky, Mertxe aquí sigo...Dolorida, maltrecha, malherida pero entera y dispuesta a seguir el camino...besos

marisa dijo...

Bueno chicos yo soy de las que se arrepiente mucho y le gusta llorar en el hombro cálido de los amigos. en fin, soy así.besos

Sir Bran dijo...

Toda la vida se sostiene de anhelos bien hilvanados, pero solemos someternos al juicio de las voluntades oscuras, y yo creo que nunca se debe sucumbir ante ese instinto destructivo. NO, jamás se ha de borrar lo escrito, porque los textos nacen paralelamente al subconsciente, y siempre derraman más de lo que nosotros pensamos.
Me alegro por la sustentación que han ejercido tus amigos, ellos han desempeñado el papel de protectores para unas palabras que ya habían nacido.
Me quedo, además de la belleza con la que has fluído, con esa última apreciación al apoyo de quienes tenemos cerca.
Un saludo

Roberto dijo...

Escribe en mi nada, pintorrojea con tus hermosísimos versos mis horas vacías...

no te marches...es un placer demorarme en tu "casa"

un beso

Emilio dijo...

Marisa:
Solamente ¡gracias!
Abrazos.

Óscar Santos Payán dijo...

Escribe. Aquí tienes una mano, un brazo, un silencio... Pero sigue escribiendo.

FLACA dijo...

Bueno, ¡¡¡BASTA!!!...,como decimos nosotros; o "chega de saudade","tira a tristeza pra lá", como dirían para ustedes los portugueses o los brasileros para mí. Allí está llegando el verano, con sus vacaciones, con su mar, con su sol y con su calorcito. A ver si llega un poco de felicidad y nos alegramos un poco...

Alberich dijo...

Mi hombro está preparado.Siempre lo ha estado.

Besos.

Gaviota libre dijo...

En la vida nos encontraremos con muchos momentos de debilidad y con muchas malas personas que intentaran hacernos caer, pero sabes solo los fuertes caen y vuelven a levantarse....

media luna dijo...

Pues sólo se me ocurre decir: GRACIAS. Gracias por tenernos en cuenta. Gracias por no borrarnos y hacernos desaparecer. Porque si das a esa tecla, no sólo desapareces tú, también desaparecería un trozo de nuestros corazones. Seguro un trozo del mío.
Gracias por ser valiente y por querernos por encima de tus miedos, y por encima de los odios de otros, y de tus tristezas y tus soledades. Gracias por seguir rellenando hojas blancas.
Un beso y un abrazo.

media luna dijo...

Pues sólo se me ocurre decir: GRACIAS. Gracias por tenernos en cuenta. Gracias por no borrarnos y hacernos desaparecer. Porque si das a esa tecla, no sólo desapareces tú, también desaparecería un trozo de nuestros corazones. Seguro un trozo del mío.
Gracias por ser valiente y por querernos por encima de tus miedos, y por encima de los odios de otros, y de tus tristezas y tus soledades. Gracias por seguir rellenando hojas blancas.
Un beso y un abrazo.

marisa dijo...

Gracias a vosotros, mis amigos, mis lectores, mis voces maravillosas que parecen tan , tan cercanas aunque estén al otro lado del mar o al otro lado de mi propia ciudad, o a la otra punta de españa.Os adoro y os agradezco de corazón el apoyo recibido.

PIZARR dijo...

Cuando los afectos se cruzan en nuestro camino no es facil marcharse Marisa ¿ a que no ? y tú has podido comprobar en estos comentarios cuantísimos afectos atesoras.

Acabo de pedir tus libros de poemas y el de relatos y seguido al entrar en tu blog y leer el título, me he asustado... y es que quiero seguir leyendo tus poemas y tus letras... pensaba que te ibas.

Nadie que nos dañe, merece nuestro tiempo ni nuestro dolor, por lo tanto PALANTE...

Un abrazo

July dijo...

Cielo,

"Uno solo muere cuando nadie le recuerda..." Y yo al menos, como seguro que muxas otras personas, te recordaremos siempre, y no solo las personas, las letras siempre te tendran en un lugar especial, gracias a un labor insaciable y terriblemente hermosa que les haces cada vez que escribes, sea en papel o en el alma de todos y cada uno de los que te leemos.

Recibe un abrazozzz enorme.

Julián.

irene dijo...

Marisa, preciosa, no había leído esta entrada, te entiendo perfectamente, y me alegro que decidieras no pulsar la tecla, a mí me pasó muchas veces por la cabeza, la apatía, la desilusión, e incluso algún que otro comentario hiriente, que no quise borrar del todo, casi me llevan a ello, pero al final desisti, nunca pensé que se pudieran crear lazos tan fuertes en este mundillo, en este momento, para mí, forma ya una parte importante de mi vida que no quiero perder, aunque a veces me cueste mantener.
Un abrazo muy fuerte, Marisa.

JAUD NABIR dijo...

Parafraseando a rabindranath Tagore, nada debes temer, eres una flor preferida de Dios. Para mi eres un momento de intensa dicha, es la melancolia hendiendo en mi carne sin piedad, para hacerme sentir que si existo. Eso siento cuando leo tus poemas. Un beso

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails