lunes, 28 de diciembre de 2009





Para que tú me amaras,
cumpliría de nuevo 17.
Me sentaría otra vez en aquel banco,
con las piernas muy juntas,
y temblaría de frío y de impaciencia.


Para que tú me amaras,
volvería a ponerme aquel sombrero,
y la bufanda gris...

Para que tú me amaras
doblaría de nuevo
las esquinas del tiempo.


Para que tú me amaras,
por mucho que me empeñe,
nada puedo hacer ya...

20 comentarios:

Edu dijo...

Bueno el amor, quizas nunca caduca, quien sabe si esos 17, regresan con algunos años mas...Feliz y bello 2010 de amor, libertad y justicia social, para ti.
Un Abrazo

Fernando. dijo...

Esos momentos que tan bien describes no los olvidarás nunca. Hay momentos eternos, instantes tan emotivos que siempre permanecerán con nosotros, sobre todo si se reuerdan con una poesía tan bella como la que nos regalas. Un cordial saludo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muy bueno Marisa.

Me ha gustado cómo lo has abierto y cerrado.

Un abrazo.

Cita dijo...

Cualquir tiempo pasado siempre fué mejor... yo en este caso me quedaría con el recuerdo...

Precioso poema

besos

Cita

siempreconhistorias dijo...

Magnífico, querida amiga. El recuerdo de esos momentos permanece y los amores que están por llegar te harán reírte de la añoranza.
Bellísimo.
Muchas, muchas felicidades y buenos momentos para ti.
Besos.

ybris dijo...

Debe de ser la tristeza que llevan los amores perdidos.
Volver a amarnos supondría acogerse a otros espacios y a otros tiempos.
La única posibilidad es situarse en la esperanza del futuro.
Aunque quizás con mucho más de 17 años.

Besos.

Fernando dijo...

sinceramente, el tiempo no da opciones...sólo recuerdos...besos.

Juanma dijo...

Pasa el tiempo, querida Marisa, dejando algo de nosotros sentado en algún sitio donde estuvo algo de nosotros. Y no va teniendo remedio.

Y vienes, y nos regalas este poema que fotografía ese momento. Y lo recuperas de su color a enfermo o sepia, y de algún modo le das color, y nada puedes hacer ya...salvo escribirlo como pocos pueden. Y como todos te agradecemos.

Besos.

Codorníu dijo...

"... pasó por mi lado, y no me vio", dice Pedro Salinas, y a mí me parece tan desgarrador esto de volverse invisible...

O como lo dices tú:
"...nada puedo hacer ya..."

Es un poema muy bueno, Marisa.
Un beso merecidísimo.
(Si no, también ¿eh?)
P. Codorníu

María Socorro Luis dijo...

He recorrido contigo, con tu poema, ese larguísimo camino, para mí, hasta los 17... Esos amores juveniles, tan intensos,"tan definitivos"...
Era enamorarse del amor?..
.
Te deseo todo lo mejor , y muchos éxitos en el año que comienza.

Y abrazos. Soco

yonky dijo...

Ferbiente deseo que supo alguna vez erizar HASTA LA PLANTA DE LOS PIES y dificilmente pueda olvidarse.
Vendra tantas veces como la fisura del alma lo deje.

cariñitos

El Éxodo dijo...

Sí, qué no daríamos por ciertas cosas. Lástima que en este viaje en el que fuimos embarcados no haya billete de vuelta. Sí, una lástima no poder volver para tratar de comenzar de nuevo.

Abrazos.

Tracy Lord dijo...

Tan delicado, tan suave y tan precioso! Un poema ideal para terminar este año... aunque quién sabe, igual nos sorprendes. Que tú y tus poemas siempre sois una caja de sorpresas!
Un besazo.

Luisa Arellano dijo...

Siempre hay dulzura en tus versos, aún cuando el tema es doloroso. Siempre haces que me prenda de tus versos.

Un abrazo y un montón de besos

Jesús Aparicio González dijo...

Hay un tiempo para cada amor, y un amor para cada tiempo.
El amor de los 17, el de los 48 y el de los 71, todo amor se construye.

Hermoso poema el que nos dejas en este final de año.

Un beso

Jesús

Terly dijo...

Volver la vista atrás y recordar los momento felices es otra manera de llenar de nuevo ese vaso del amor que se derramó.
¡Qué sería de nosotros sin los sueños!...
Un beso y feliz año nuevo.

adaev dijo...

...y tu amor de mañana,mañana debutas otra vez,suerte y amor.feliz año,poeta

Noray dijo...

Es un poema que duele, se ancla en el recuerdo y en la ausencia y, lo que es peor aún, en la resignación. Duele y sin embargo es bellísimo.


"...De par en par la ventana
se abrió como por encanto,
entró el amor con su manto
como una tibia mañana,
al son de su bella diana
hizo brotar el jazmln,
volando cual serafín
al cielo le puso aretes
y mis años en diecisiete
los convirtió el querubín..."


Estos versos de Violeta Parra, para su Volver a los diecisiete, son un canto de esperanza.

Deseo que el 2010 te traiga la felicidad.


Un beso


FELIZ 2010

Laura dijo...

Siento lo mismo.

Precioso

(:

irene dijo...

Otros tiempos, otras formas, el amor nunca envejece.
Hacía demasiado tiempo que no pasaba por aquí, ahora soy más consciente de que las pasadas fiestas no me sientan bien.
Un beso.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails