martes, 21 de octubre de 2008



Es hermoso
"ese ruido de camino cansado"
que me ha dejado el eco de tu nombre.


Silvio suena,
y sus notas van y vienen
desde su voz de plata a mis tristezas.


Y te siento de nuevo en cada nota.
Por aquella ventana
abierta a lo que fue y no fue
- a lo que, alguna vez, pudo haber sido-,
se me cuelan olores,
sensaciones, silencios...

Como hojas caídas,
van abonando el suelo de mi melancolía,
me trasladan a paisajes
de un tiempo sin retorno.
"Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo
cuando caigan".


Y el eco que repite:
ojalá,
ojalá,
ojalá...
me devuelve tu nombre nuevamente.

6 comentarios:

media luna dijo...

Pues mi querida Marisa, yo te iba a responder en mi rincón, pero he preferido venir al tuyo, para decirte lo mucho que significa para mi, encontrar personas capaces de transcribir sentimientos de forma tan auténtica que te llegan al corazón directamente. Ahora, todavía con la emoción de habernos encontrado, sólo te puedo decir que es recíproco ese agradecimiento a los dioses.
Y que con Silvio Rodriguez de fondo (me encanta), has hecho que yo también viaje a ese tiempo sin retorno que fue y no fue y pudo haber sido...y ojalá, ojalá, ojalá... me devuelvuelve su eco nuevamente.
Otro abrazo para ti.

Marta Fernández Olivera dijo...

"...Hojas caidas, van abandonando el suelo de mi melancolia.."
¿de donde has sacado esto?? tu cabeza, tu pluma y tu corazon son UNO, indiscutiblemente uno.
del 1 al 10...munmmmmm, pues un 20!
Un abrazo

Marta

marisa dijo...

Gracias querida amiga, porque te siento así. Emoción y palabras compartidas... Un fuerte abrazo

marisa dijo...

Gracias Marta. Compartir sensibilidades es un lujo y tu 20 me llega al alma también.

Popi dijo...

Cómo gastas papeles recordando, eh?
Un beso, linda, y gracias.

marisa dijo...

Lo cierto es que, últimamente, gasto bastantes papeles recordando...aunque nadie me vea.
Otro beso para ti.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails