martes, 28 de octubre de 2008





Imagen: N. Tomas


Siempre quise perderme
en el eco invisible de tu risa.
Nunca quise creerme
los oscuros presagios...



El asombro de estar en tu alborada
anuló mis sentidos,
mi entereza,
desordenó las letras de mi nombre,
quebró mis juncos firmes,
me dejó a la deriva,
y me hizo presa fácil de tu olvido.

10 comentarios:

Marta Fernández Olivera dijo...

Por amoe no hay que perder la identidad, no hay que dejar de ser uno mismo, no hay que transformarse en el otro, hay amores que matan, no? que matan personalidades, anulan personas dejando marionetas de carne y hueso simplemente...
¿quien sufrió esto alguna vez?
Bsos
Marta

marisa dijo...

Nunca hay que perder la identidad pero el amor, a veces es destructivo... Luego nos reconstruimos de nuevo y lo recordamos en forma de poema.
Un abrazo.

media luna dijo...

Es triste perder la identidad por amor, pero más triste es que te olviden. Lo bueno es que nadando a la deriva llegamos a puerto con un montón de tesoros acumulados durane ese viaje que parece no acabarse nunca. Pero acaba. Y entonces llega el recuento.
Este poema es uno de esos tesoros.
Gracias por compartirlo.

marisa dijo...

El olvido es la peor de las condenas. Tienes toda la razón. Renacer de las cenizas y quedarse con lo aprendido en el viaje es lo que vale. Siempre te digo lo mismo y no me canso de repetirlo: tus comentarios son parte de este rincón poético que vosotros, al leerme, habéis hecho posible. Un abrazo.

AlsurdeGranada dijo...

La peor pérdida sin duda es el olvido.

En el amor hay algo de locura y en la locura algo de razón.
F.Nietzsche

marisa dijo...

Luchar contra el olvido, contra la indiferencia...
Y contra la locura, y contra la razón.
Un abrazo.

Borromín dijo...

A veces es bueno perderse, pero siempre siendo uno mismo.

Qué triste sería desvanecerse por otro. Yo siempre he creido que en ese caso no hay amor... el amor no puede implicar que uno se desvanezca por otro.

Un abrazo

marisa dijo...

Tienes razón. Nunca debemos desvanecernos. Pero en el juego del amor no podemos evitar sentir a veces que somos otro yo, descubierto en los ojos del que amamos... Después la vida pasa y uno se recompone como puede.
Un abrazo muy fuerte para ti.

Maria Luisa dijo...

El amor se puede recomponer. El olvido es el fin.

Te he encontrado a través de Betty
Que personas más interesantes con tantas cosas por decir, por mirar.

Un beso. Pasaré a visitarte.

marisa dijo...

Muchas gracias. Un placer tenerte por aquí. Ven siempre que quieras.
Un abrazo

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails