domingo, 4 de enero de 2009



Yo sé que si ahora abriera las ventanas,
se irían volando todas las palomas,
buscando migas de pan
en parques olvidados
de una ciudad sin nombre,
donde habitan ancianas con las cuencas vacías,
sin ojos, sin memoria,
bebidos, absorbidos por la melancolía.



Pero sé que si cierro a cal y canto
ya no entrará la luz de tu mirada
y estaré sola, sola
con mi dolor de invierno,
sola con el rumor de antiguas voces,
sola con la tristeza de mi alcoba,
sola con mi esperanza abandonada.
Sola en mi soledad de luto eterno.

A orillas del olvido, ( enero 2008)

56 comentarios:

Juanma dijo...

Supongo, querida Marisa, que hay que optar por las ventanas abiertas. Y si, aun así, persiste el "dolor de invierno" podremos culpar al reuma y al frío; si llega "el rumor de antiguas voces", siempre nos quedará algún fantasma remolón; si la alcoba amanece triste, por la ventana abierta se colará algún recuerdo que la haga reír; más difícil lo tenemos con la "esperanza abandonada" o la "soledad de luto eterno"...ahí ni siquiera las ventanas, que tanto nos ayudan siempre, podrán encontrar la solución, o una excusa para continuar.
Una vez más, emocionado con tu poema, me despido con un beso.

Codorníu dijo...

Ay, los humanos: siempre en la bisagra, en el dilema, en la duda.

Tal vez en la dinámica natural de una casa (ventilar una parte del día y luego cerrar para que no se vaya el calorcito), esté la clave.

Un beso.

(Como siempre, con tus poemas sabes pasar cerquita, cerquita...)

marisa dijo...

Juanma, decidí abrir las ventanas y arriesgar porque sin luz no se puede vivir, aunque las palaomas vuelen merece la pena verlas volar...
Un abrazo querido amigo.

marisa dijo...

Pues sí, siempre dudando. Cuesta pero al final optamos por vivir como podemos, o nos dejan, por la libertad aunque suponga perder, por elvuelo, frente a las cadenas.
Los que amamos están con nosotros porque se sienten libre de estar aquí o no estarlo.
( Me alegra saber que mis versos pasan cerca...)

JuanR Cuchhi dijo...

longitudes de onda que se repiten, como oleajes de océanos de memoria, cíclicos y contínuos con su Soledad.

besos Poeta.

Miguel Ángel Y. dijo...

¿Me dejas que te diga que te adoro? Tus versos tienen la magia de llegar a mi corazón sin barrera alguna, de inundarlo de sentimientos inmensos...Y gracias por tus comentarios, me ayudan a seguir adelante más de lo que puedes imaginar...Un beso.

rosa dijo...

¡Por fin tengo cuenta y puedo comentar!
Cuando me leíste este poema hace un año me emocionó profundamente. Hoy vuelves a hacerlo. Más sabiendo que atrás han ido quedando la enfermedad, los sinsabores, y has ido dando pasitos de gigante...Sigue, no mires atrás más de lo necesario.He vuelto a leer los Versos enredados y el Poemario a dos voces. me has hecho recordar.Volveré siempre que pueda. Besos

marisa dijo...

Juan, gracias por tus palabras. la poesía siempre une sensibilidades. Besos

marisa dijo...

M. Angel,yo también te adoro. Me gusta leerte, tus comentarios, tu presencia amiga...Me siento muy cerca de ti y de tus versos. Brindo por Marta . que me llevó directa a tus orillas. Mil besos

marisa dijo...

Rosa, por fin. Ha sido un año duro pero ya pasó. Desde que me decidí a escribir los blogs las cosas han cambiado. La salud no puedo descuidarla, pero va mejor. Yo también recuerdo nuestras mutuas lecturas y las añoro. En fin, nos separan unos cuantos kilómetros pero ahora espero que te animes y vengas por aquí.

Noray dijo...

¡Es un placer poder leerte!

Siempre es necesario
abrir ventanas,
ventilar la razón
y refrescar el alma,
que penetre la luz
del primer sol
de la mañana
y nos anegue
la soledad infinita
de la oscura noche,
la que duerme junto
a nuestra almohada.

Un abrazo

marisa dijo...

Gracias Noray, por tan bellas palabras...
Un abrazo

Marina Casado dijo...

Es peor la opción de encerrarse tras un alto muro. A veces la luz de una mirada se hace necesaria, a pesar de que esté envenenada de melancolía e imposibles. Y si no mantenemos abierta la ventana, nunca nos percataremos cuando salga el sol.

Un fuerte abrazo.

marisa dijo...

Claro que sí Marina, hay que abrir las ventanas y que vuelen las palaomas, y que entre la luz aunque sea un espejismo, y que cada uno sea feliz como buenamente pueda...No podemos parapetarnos para no sufrir. A mí no me funciona, así que me doy a la vida tal y como soy. Un abrazo guapa.

Luisa Arellano dijo...

Sabia elección, marisa, siempre hay que dejar pasar la luz... aún a costa de que se escapen las palomas.

Eres un mar de sensaciones.

Mi beso.

marisa dijo...

Pues aquí estamos, Luisa, con las ventanas abiertas para que entre la luz, la vida, la poesía... Aunque se escapen ls palomas y entre algún que otro buitre inesperado. Merece la pena el riesgo. Un beso muy fuerte.

Mertxe dijo...

En una tarde como ésta, de luces suaves que se apagan, con el balcón cerrado a cal y canto porque afuera hace frío, y está es humedad que se te mete hasta la médula, leer este poema es un ejericio, precisamente, de melancolía. He sentido la soledad aquí mismo, sentadita junto a mí, tirándole los tejos a mi segunda taza de café. ¿Ves, Marisa, qué perfectos pueden ser unos versos cuando te llevan a vivir una sensación concreta?

Es estupendo leerte...

marisa dijo...

Lo cierto es que cuando los escribí me sentía algo desolada. Había una canción de Diana Navarro que siempre sonaba en aquella época "Sola", y después nació el poema.
Me gusta tenerte por aquí, casi puedo oler ese café. Un abrazo

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Me gusta tanto Diana Navarro como este poema...

marisa dijo...

Fíjate Mªteresa que hace un montón que no escucho esa canción, pero durante un tiempo siempre la oía y su eco se quedó entre mis versos ("sola con mi pena, sola triste y sola, sola en mi amargura, sola, sola, sola". Me alegra que te guste.Un abrazo

thoti dijo...

.. mejor cerrar sólo a cal y canto la ventana al dolor de las experiencias negativas del pasado.. y abrirlas a la aventura de la felicidad que el corazón nos señala como tan saludables.. a la luz que nos da vida.. y si acaso ponerle algunos de esos artilugios, como defensa, para que no nos entren "los mosquitos".. :-)

.. un besito, Marisa..

marisa dijo...

En eso tienes razón, algo para protegerse pero que no nos tape la luz, ni el aire...
Gracias por tus palabras. Un beso

Goliardo dijo...

¡Marisa!, una paloma que escapó de tu ventana, cruzó el océno y golpeó la mia, y trajo enredado en el pico este hermoso poema que perfuma de melancolía este comienzo de año. El poema es sencillamente precioso, con todas sus formas de soledad, y sus palomas que vuelan hacia las miradas ciegas. Gracias por seguir regalando preciosos e inagotables versos. Un abrazo.

marisa dijo...

Ay querido amigo, a tus orillas lejanas han ido llegando mis versos y siempre han encontrado afecto y abrigo. Me has abierto tantas ventanas por las que han entrado maravillosos rayos de sol y "amapolas en octubre" y mucha, mucha sensibilidad y amor por la literatura.
Un fuerte abrazo que cruce el océano y llegué hasta tu cálida casa.

sergio astorga dijo...

Marisa, será mejor, tal vez, cerrar los ojos para unir ventanas y poder vivir a plenitud el luto.
Un abrazo sin título.
Sergio Astorga

marisa dijo...

Los lutos nos cierran pero es un modo de encarar el dolor. Luego ya podemos abrir todas las ventanas...
Un abrazo.

Bel dijo...

Ahora, por llegar tarde, me pasa que ya tantos han dicho cosas tan hermosas sobre esta soledad que tan certeramente nos has contado que poco más queda por decir. Que es un placer leerte y que me alegro de que lo que sea que sucediera, ya forme parte del pasado.
Un enorme abrazo.

marisa dijo...

Bel tú siempre llegas en el momento adecuado. :)
Los momentos duros nos enseñan algo de nuestra fortaleza interior y lo bueno de estar en el fondo es que, como dice Serrat "sólo queda ir mejorando" La soledad siempre va
con nosotros pero es bueno conjurarla. Me gusta saber que estás ahí, caminando juntas. Otro fuerte abrazo.

ybris dijo...

Difícil decidir entre la desmemoria de las palomas melancólicas y la oscuridad desesperanzada de ciertas ausencias.
La vida suele ir dosificando las decisiones.

Muy bello, Marisa.

Besos.

Borromín dijo...

Llego tan tarde hoy a tus ventanas que poco puedo decir que no te hayan dicho ya.

Que una breve rendija en la persiana de tus ventanas, trajo un rayo de luz a las mías. Que tus poemas alcanzan mis ventanas como el suave susurro de la brisa marina un caluroso día de verano.

Gracias por ese rayo de luz. Un fuerte abrazo.

marisa dijo...

Ybris tienes razón, la vida dosifica las decisiones y , a veces , las precipita o las eja fluir... Gracias por tus palabras que son un regalo, la verdad.
Besos.

marisa dijo...

Tú ya sabes que siempre eres bienvenido y esperado. La vida cruzó nuestros caminos y te trajo de tus bosques a mis playas ya mis ventanas abiertas por las que siempre es un placer verte entrar.
Un abrazo Borromín.

Fernando Manero dijo...

No tengas miedo. Abre las ventanas. No puedes cerrarlas y tapar el horizonte, que comprendes, que dominas y que se aproxima a tí. Abre la ventana. Ante tu mirada, las palomas se dispersarán y te dejarán despejado el panorama. Entonces, podrás comenzar a volar, divisarás lo que fuiste y lo que serás, te sentirás libre y nada se interpondrá entre tus ojos y tu futuro. Abre la ventana, porque, cerrada, dejas de ser tú.

marisa dijo...

Sí, la mantengo abierta.Y aunque a veces sé que no es muy seguro, prefiero tenerla abierta para que pueda entrar el aire fresco y las palabras generosas de los que hasta aquí venís. Un abrazo querido amigo

La sonrisa de Hiperión dijo...

"sola con el rumor de antiguas voces,
sola con la tristeza de mi alcoba,
sola con mi esperanza abandonada."


la soledad es una guarra, que come en casa sin pedir permiso...
Saludos!

marisa dijo...

Lo cierto es que no pide permiso y se sienta a nuestro lado y no le importa demasiado si es o no bienvenida...
Un beso

media luna dijo...

Abrir las ventanas y dejar que los más bellos recuerdos se vayan volando y no encuentren ya jamás su nido, duele tanto...duele tanto que dan ganas de cerrarlas a cal y canto y retenerlas aunque sea revoloteando. Pero se corre el riesgo de que las palomas se conviertan en buitres y nos coman la cabeza y el corazón. Mejor dejarlas salir. Dejar que se vayan y mantener las ventanas bien abiertas para dar cobijo a otras palomas perdidas en busca de un rincón donde reposar, y volver a sentir cómo comen de nuestra mano.
¡Qué fácil es imaginar y qué difícil abrir la ventana!

marisa dijo...

El miedo a quedarnos sin lo que tuvimos, aunque sólo sean recuerdos nos lleva a aferrarnos y cerrarnos, pero las ventanas abiertas me han dejado que entre "la luz de la luna" y eso sí que ha merecido la pena, de verdad...
Un abrazo y que tu peque disfrute mucho de su noche de reyes( casi tanto como su madre, ¿eh?)

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Nunca se cierran todas las puertas, siempre hay un resquicio para la luz de las grietas, para el sonido de los sueños aun no nacidos..

Besos
Marian

marisa dijo...

Tienes razón, nunca se cierran todas las puertas, siempre hay rendijas, aunque yo prefiero que la luz lo inunde todo...
Un beso, poeta.

Tracy Lord dijo...

Esta vez me ha gustado tanto tu poema que ni siquiera se qué decir!
Así que me limitaré a decirte, ¡Felicidades! y me iré bien calladita, para no enturbiar el momento...

marisa dijo...

Pues tú si que me dejas sin palabras...
Que tengas una mágica noche.Un enorme abrazo

Maria Luisa dijo...

" No quiero cerrar las ventanas..."

Quiero que entre la luz de tus palabras y ya no estaré "sola, "sola".
Que suerte encontrarte.

Que sus Majestades te dejen todo lo BUENO que lleven en sus carrozas.

marisa dijo...

Tú nunca estarás sola... Tus ventanas abiertas siempre dejan pasar la luz del sol.
Gracias por estar siempre ahí. Un abrazo

ernesto dijo...

Puedes cerrar las puertas, pero siempre , siempre deja abiertas las ventanas ; una ventana abierta es la puerta a cualquier utopía y creo que nos pasamos la vida viajando en la utopía que unas veces se dibuja tras las primaveras futuras y otras tras los otoños pasados.
Cuando cerramos las puertas, creo que en el fondo lo que queremos es que las abran desde fuera....
Un abrazo

marisa dijo...

¡Qué hermosas palabras Ernesto! Muchas gracias... Las puertas cerradas y las ventanas abiertas. Lo importante como bien dices es no perder los sueños, las utopías las esperanzas.Al menos, yo, no quiero hacerlo. Un abrazo

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Siempre hay un lugar dónde conversar con el silencio del otro ,que espera Muy interesante tu blog

marisa dijo...

Gracias por tu visita y tus palabras. Ven siempre que quieras

Clarice Baricco dijo...

Compraremos cortinas que reflejen una luz poderosa para que cubran tus palabras.

Insisto: llegas con tus poemas.

Abrazos.

marisa dijo...

Sí Graciela, y llenaremos la casa de luz y de palabras como las tuyas, cálidas y afectuosas...Un abrazo.

Lucas dijo...

"...sola con el rumor de antiguas voces" Verso inmortal che!

Gracias por la poesía estimada Marisa, como siempre un placer leerte.

Ah! y si te pasás o te pasaste por mi blog te darás cuenta que la buhardilla no esta más.Pero te dejo esta otra dirección :

www.vanilocuencias.blogspot.com

Besos!

marisa dijo...

Así lo haré. Y no te vayas tanto tiempo, ¿eh? Te heechado de menos, no creas :))

Guillermo Díaz Ceballos. dijo...

Las ventanas siempre abiertas que entre la vida y salga la vida. Tránsitos.

Precioso poema, Marisa.

marisa dijo...

Siempre Guillermo, tienes razón...Gracias por tus palabras, poeta.

Marta Fernández Olivera dijo...

si yo abriera las ventanas, me dejaria marchar con mis alas lejos,
a la cima de una montaña donde divisar todo aquello que fui,
Y si cerrara a cal y canto,
me perderia en la oscuridad de mi cuarto y me absorveria el silencio de mis muebles que no dicen nada, mas que notas de polvo humedecido por la falta de aire que ya no entra por mi ventana.

Un besazo!

marisa dijo...

Pues sigue volando deja tus ventanas abiertas y ya sabes que aquí también las encontrarás...Besos

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails