martes, 19 de enero de 2010


Hoy sentí tus colmillos afilados
en mi cuello desnudo y vacilante.
Y me dejé morder
sin poner resistencia...
He sentido la oscura
presencia de tu rabia,
tu fría y calculada cuchillada,
mi soledad mortal,
la indiferencia,
las ventanas cerradas, el silencio,
y las calles vacías.


Pero todo se pasa...
no quiero que me nombres,
ni nombrarte.
No quiero nada tuyo, ni tu odio.
Sólo quiero olvidar,
y que me olvides.

69 comentarios:

SUSANA dijo...

Un vampiro.
Dejarlo atrás es un paso hacia adelante, un gesto de vitalidad, una necesidad.

Lo pusiste en un cuadro, retratado magníficamente! Sólo falta clavarle una estaca de madera en el corazón...para resguardar el nuestro.

Abrazote Poetisa!

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Impactante, Marisa. A veces sólo el olvido reconforta. Ojalá fuera fácil.
Un beso.

Tracy Lord dijo...

Marisa, me has dejado gratamente impactada con tus contundentes versos de hoy. Porque son contundentes, sobre todo con ese final tan claro, tan certero y tan preciso como la flecha en el centro de la diana. Me encanta ese "No quiero nada tuyo, ni tu odio". Como diría mi abuela, "eso es un adiós, y lo demás, ¡tonterías!".
Un besazo fuerte.

Noelplebeyo dijo...

Pasa adelante...

Y un ajo, por si es vampiro

Adolfo Payés dijo...

Perdón por mi ausencia de estos días.. no me siento muy bien de ánimos.. Ya mas tranquilo me pondré al día con sus blog.. mas adelante.
Lo siento.

Un abrazo
Saludos fraternos..

Cita dijo...

Si no hay defensa no hay ataque... no oponer resistencia es lo mas inteligente.

besos Marisa

Cita

impersonem dijo...

No sé si la sensación y los efectos que dejan las dentelladas y las cuchilladas, incluida la sensación de pérdida de energía interna, se pasan... me inclino más a pensar que no, la memoria tiende a retener lo que le impacta, bien positivamente o bien negativamente, lo primero nos gratifica, lo segundo nos enseña... supongo que las "malas experiencias" más que olvidarlas es necesario aprender a dominarlas.

Tus versos siempre tienen una gran carga emotiva...

Besos.

Carlos Rivero. dijo...

Hola Marisa!,,Estoy alucinado y embriagado de la belleza que desprende cada rincon de este blog.Hay un gusto exquisito.Poemas y fotografías chulísimas,etc..
Te sigi desde ahora para aprovechar el tiempo en que te he desconocido.
Un beso.

Edu dijo...

Bueno olvidar es otro tipo de asesinato. Como siempre escribes suave para los ojos.
Un Beso

Juanma dijo...

Mal asunto, mi Marisiña, hay tantos y tantos mordiscos imposibles de olvidar. Ya nos contarás...

El poema, tal y como dice Juan Antonio, es impactante. Tiene algo que lo hace distinto a los poemas que escribes por aquí. Pero conserva el poder de la imagen, la magia inevitable de la transmisión. Algo que hay y que, al final, siempre concluye en que se erice la piel.

Besos.

El Éxodo dijo...

Cuando nos ha mordido ese vampiro, a veces, la voluntad no basta. Y el recuerdo se hace eterno en nuestra existencia nocturna y muerta, sorbiéndonos lo que fuimos, dejándonos exahustos, sin ganas.

Abrazos.

Octavio dijo...

Ay, que un mordisco, que puede llegar a ser, con sabiduría, un gesto tan estupendo, pueda también provocar sentimientos tan opuestos.
Me gustan tus versos, Marisa.
Gracias por ellos, gracias por ti.

Gemma dijo...

Sólo quiero olvidar,y que me olvides.

Incluso para eso sobra el odio.
¡Un beso!

Noray dijo...

Sí,
ni siquiera
la indiferencia,
a veces,
es necesario
sólo el olvido.

¡Ojalá seas capaz de olvidar!

Un beso

Laura Gómez Recas dijo...

Eso es lo que yo llamo tener las cosas claras y el corazón despejado.

Nada, nada de ti... Los vampiros existen.

Un beso
Laura

ybris dijo...

Olvidos liberadores.
Ojalá fueran siempre posibles.
Pero acaban pasándose y el poema que inspiran es ya un modo de liberarse.

Besos.

JUAN JES dijo...

Poeta. Siempre es un placer leerte. Por aquello de Haití, estuve releyendo a Saint-John Perse, luego a ti, la altitud de onda se mantuvo.

Jesús Aparicio González dijo...

A veces, el olvido es una necesidad psicológica y de salud.
Enhorabuena si lo consigues.
Un beso

Un niño cualquiera dijo...

Siguiendo las locuras del pensamiento, mis pasos me han traido hasta tu rincón Me ha gustado mucho, la verdad

Quizá porque tdavía soy un niño, quizá por mi mala memoria, olvidar para mi nunca ha sido un problema Tengo la maravillosa y frustrante capacidad de no recordar... Aún así, está claro que para dar ese paso, no hace falta ningún tipo de odio...

Un beso... y recuerdos desde el Norte!

Un niño cualquiera.

Fernando dijo...

Duele esa inmensa imagen después de leer el zarpazo.
Olvida.

Luisa Arellano dijo...

Hoy hay mucha fuerza por aquí... ummmm voy a rectificar.... mucha fuerza hay siempre... hoy hay muucha rabia y mucho arte!


Un beso, grandote.

Jesús Arroyo dijo...

Hola Marisa:
Olvidar es ese paso, dificil de dar, que nos aligera tanto...
Besazos.

Jesús Arroyo dijo...

Ah! y recuerda; dificil no significa imposible.
Lo dicho, besazos.

Arruillo dijo...

Al margen de felicitarte por el poema, te deseo que consigas lo que en él demandas. No es fácil, pero tampoco imposible.
Un beso

adaev dijo...

si una espina te hiere suelta la espina...que fácil suena¿verdad?"es tan corto el amor y tan largo el olvido..." muy bello,poeta

siempreconhistorias dijo...

Ay, niña Marisa. ¿Y si no llega el olvido? ¡Déjate arropar, por favor!
Un abrazo inmenso.

Daniel Rico dijo...

siempre pense que estamos hechos de olvido, por eso nos volvemos olvida tan rapido.

Me gusto mucho tu sitio, saludos.

media luna dijo...

De vampiros está el mundo lleno. Y no se necesita de una estaca para clavársela en el corazón. Basta con tu olvido para que el suyo sea indiferente.
Otro beso, mil.

Vagamundo dijo...

Tus palabras hacen mella en mi alma. a veces es necesario recordar y recordar, para que luego el olvido sea más arraigado, más consciente, más duradero, más sano.
Para sellar definitivamente el ataúd del vampiro, y que no nos re-aflore ni en vida ni en sueños.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nunca queremos que nos olviden, ni aunque olvidemos.

Un abrazo.

Emilio dijo...

Hay olvidos, amiga, que son imposibles (o casi).
Un fuerte abrazo.

marisa dijo...

Sí Susana, un vampiro... O tal vez no llegue ni a vampiro. Gracias guapísima por tus palabras.
Un abrazo enorme, enorme.

marisa dijo...

Sí Juan Antonio, así es. la palabra poética restaña las heridas y recoloca el mundo, no es el olvido pero merece la pena.Un beso enorme

marisa dijo...

Tracy, guapísima. más que un adiós es un déjame en paz, pero también vale;)Abrazos enormes

marisa dijo...

Así haré Noel.Y no sé si usar el ajo o la cebolla:)Besos

marisa dijo...

No te preocupes Adolfo.Yo tampoco doy abasto a todos los blogs que me gustan.A veces puedo dejar comentario y otras sólo leo. Cuídate mucho.Un abrazo

marisa dijo...

Sí mi querida Cita, pero algunos creen que no atacar es de cobardes. Se equivocan, es sólo que, algunos, guardamos nuestra fuerza para otras cosas y atacdar no es nuestra forma de estar en el mundo.

marisa dijo...

No Impersonem, no se pasan pero si, como bien dices, intentamos aprender de esas malas experiencias y dominarlas, tal vez, sólo tal vez, haya merecido a pena el dolor.
Un besazo querido amigo

marisa dijo...

Carlos, mil gracias...leer tus palabras me ha animado el día.Que reconozcan tu trabajo y te lo hagan saber es algo que nunca termina una de creerse, pero es, sin duda , una gratificante sensación que le da sentido a todo esto. Un abrazo y espero volver a verte por aquí.

marisa dijo...

Tú bien sabes que hay olvidos orquestados para arropar la impunidad.Este olvido tiene más que ver con no sufrir.Un besazo

marisa dijo...

Ay Juanma, mal asunto, sí. Pero sé que los mordiscos y las puñaladas forman parte de la vida, es así.Y mientras no me los déis aquellos que aprecio, no va tan mal la cosa.Y si fuera así, entonces no sé si querría saberlo....Un abrazo muy muy grande, amigo.

marisa dijo...

Conozco bien esa sensación de agotamiento, de laxitud mortal, de no querer seguir...Luego hay que recomponerse y para eso no hay nada como mirarse al espejo y reconocerse de nuevo.

marisa dijo...

Es que hay mordiscos....Ay Octavio querido mis poemas son parte de mí, y no hay en ellos juegos florales ni fuegos de artificio.En ellos estoy yo, sencillamente.Un besazo muy muy grande.

marisa dijo...

Así es, sobra el odio. Yo lo percibo, tengo esa ¿facilidad?, lo huelo, lo palpo, lo mastico en las palabras o en los actos, o en los gestos de aquellos que lo emanan.Suele ir teñido de rabia y de ira pero si no lo alimentamos puede que se extinga en sí mismo.
Un enorme abrazo preciosa Gemma

marisa dijo...

No sé mi querido Noray. Al menos lo intentaré.Y , sobre todo, intentaré no cometer los mismos errores.Gracias por estar siempre, siempre, mi queridísimo amigo.

marisa dijo...

Así es laura, nada de mí...Un enorme abrazo guapetona.

marisa dijo...

Así es querido Ybris, el poema nos libera de la carga del dolor.Un enorme abrazo

Andrea dijo...

he pasado a verte, un rincón para quedarse definitivamente...
Los versos, contundentes y .. ;) la decisión sabia =D

Un abrazo y que empieces una estupenda semana,

A.

marisa dijo...

Juanjes, eso sí que es un pedazo de piropo....mil gracias de verdad.un abrazo enorme

marisa dijo...

Y si no, al menos quedan los versos, ¿verdad?Un abrazo

marisa dijo...

Bienvenido, niño cualquiera, gracias por tu comentario y espero verte pronto por aquí.Un abrazo

marisa dijo...

Así lo haré, o al menos lo intentaré...un beso Fernando.

marisa dijo...

Luisa tú sí que tienes arte...Gracias por acompañarme siempre.Besazos enormes

marisa dijo...

Tienes razón jesús, toda la razón...Un besazo enorme

marisa dijo...

Y si no lo consigo, querido Arruillo, al menos me queda la poesía, y los buenos amigos que venís a leerla...Abrazo enorme

marisa dijo...

Gracias Adaev, las espinas tienen que sacarse...Un besazo

marisa dijo...

Izaskun, me dejaré arropar, siempre lo hago...y si es por gente como tú¿qué más puedo pedir?Besazos

marisa dijo...

Gracias por tu comentario y bienvenido Daniel.Un fuerte abrazo

marisa dijo...

Sí Carmen, pero tú bien sabes que no será fácil...Sé bien que habrá más estocadas.un fuerte abrazo, mi niña.

marisa dijo...

Vagamundo, es muy hermoso lo que dices...¿podré cerrar el ataud, o se empeñará en salir cuando baje la guardia? Un fuerte abrazo

marisa dijo...

Es verdad Javier, no queremos.Aunque, a veces, es lo mejor que nos podría pasar.Un beso muy grande

marisa dijo...

Emilio, gracias.Sabes cuánto valoro tus palabras, querido amigo.Un besazo

marisa dijo...

Andrea, he pasado por tu rincón y volveré...Creo que tenemos mucho que compartir.Un besazo

Jorge Torres Daudet dijo...

Se lanzó a la yugular...
Pues, sobre todo, que te olvide...
Muy bien revelada esta foto, Marisa.
Un beso.

Codorníu dijo...

Hosti, qué fuerte.

Me parece buenísimo. Has reflejado de manera impecable algo muy difícil: una relación donde el florete de un ser entra en la autoestima de otro...

Hay que saberlo hacer.

Un beso, amiga.

marisa dijo...

Gracias Jorge, es un placer tenerte por aquí.Besos enormes

marisa dijo...

Ay amigo mío siempre hay quien se cree con derecho a pegar mordiscos en la yugular.Lo mejor es decirle que nos deje en paz y se busque otra víctima, yo, al menos , no estoy por la labor de andar pomiendo el cuello...Besazos.

Mertxe dijo...

Así, Marisa, así... Ni nombrarlos, si se les nombra existen y si existen matan. Que se maten ellos mismos, con su propia mano, con su odio.

irene dijo...

A veces es pedir demasiado, que te olviden y olvidar a la vez.
Siempre es un placer acompañarte.
Besos, Marisa.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails