jueves, 4 de noviembre de 2010

Esa mortal quietud.

Recuerdo tu tristeza,
y esa lenta agonía de las horas.
Recuerdo la tibieza
de aquella sempiterna juventud,
tan plena de belleza.
Y esa mortal quietud
de “soledad sonora”
que no sobrevivió a nuestra torpeza…

------

21 comentarios:

Fernando dijo...

Un poema muy triste, Marisa, amiga mía. Es una pena romper el amor, siempre por causas difíciles de explicar y sencillas de reparar si hay voluntad de permanencia. La poesía es triste, pero bella. Un abrazo.

Marisa Peña dijo...

lo cierto es que es una historia tan lejana...pero a veces, las viejas tristezas, las oscuras cicatrices, vuelven a doler en una extraña asociación de ideas. los recuerdos siempre vuelven...
un beso enorme mi queridísimo amigo

Noray dijo...

Esa soledad sonora todavía duele.


¡Qué preciosidad!




Un beso

Paloma Corrales dijo...

A veces, no sólo vuelven los recuerdos, Marisa, se instalan sin pedir permiso y se adueñan de los versos, pero también es verdad que los hacen fragantes y bellos.

Besazo.

FLACA dijo...

Qué bien descripto ese final, Marisa.Cuánta tristeza.
Reafirmo lo que siempre supe: el poeta es un resiliente. Besos.

Carmela Rey dijo...

Gracias a esas tristezas que son parte de nuestra corteza nacen versos con ese sentimiento profundo como el tuyo.
Un abrazo

Seroma dijo...

dulcemente nostalgioso... me ha gustado

Elchiado dijo...

Toda una vida es demasiado poco para conseguir olvidar ciertas experiencias que se anundan entre los silencios de nuestros recuerdos. A veces me pregunto si no será que necesitamos sufrir con tal de sentirnos más vivos. Y si es así, que absurda es la vida entonces.

Rochitas dijo...

cuantos no sobreviven a la torpeza de haber amado...

El Éxodo dijo...

Soledades sonoras y estruendos de multitudes... cuchillos depellejando el verbo, oponiéndose a su transmutación en sangre... siempre nos quedará la música. Y el poema.

Abrazos.

Juanma dijo...

La torpeza de los amantes, querida Marisa...cuánto hay en ese verso final. Para mí, esa es la clave definitiva de este inmenso poema que nos vuelves a regalar.

La torpeza de los amantes da para una entrada. Todo se andará...

Un fuerte beso.

Luis dijo...

Vivir cualquier experiencia puede resultar duro, agotador, desesperante pero, si al final se sabe escribir lo vivido como en este caso, con sutileza y buen hacer, al menos, queda un poema hermoso que jamás morirá.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Marisa, me quedo quietecito para no perturbar tu poema.

Abrazo oculto.
Sergio Astorga

Mertxe dijo...

El pasado es retráctil, ¿verdad, Marisa?, querámoslo o no va y viene por nuestra vida y a veces nos hace sonreír -qué benéfico es entonces- y otras veces... Bueno, en cualquier caso, siempre es bueno recordar porque así, sabiendo lo que fuimos, entendemos algo mejor en lo que nos hemos ido convirtiendo. Oye, Marisa, que ando pelín vaga a la hora de escribir pero sabes que siempre estoy aquí, disfrutando de tus versos.

lo que queda del día dijo...

Ay, las viejas heridas¡. Aquel inolvidable ya no lo quise, es cierto, pero cuánto la quise. O es canción que tan bien suena con Bebo y Valdés: se me olvidó que te olvidé...

Me gustas, guapa.

carmen jiménez dijo...

Supongo que la torpeza de la sempiterna juventud no es exclusiva de ella. A veces la torpeza entorpece los más bellos momentos. Chocan, se rompen en mil pedazos y luego ya no hay manera de pegarlos. Lo bueno es guardar los trozos más hermosos. Tu poesía es uno de esos pedazos que sobrevive al tiempo y al dolor.
Mil besos amiga

SUSANA dijo...

Viene de lejos esa "mortal quietud". Es notable cómo selecciona nuestra mente, los recuerdos.

Son ¿espasmos nostálgicos? que la Poetisa rescata para nosotros en bellos versos.

Besote guapa mía! Y bonita semana!

Marisa Peña dijo...

Bueno, qué alegría veros a todos por aquí... Qué estos versos tengan tan buena compañía es un lujo. Sois lo mejor que pueden tener:buenos lectores, buenos amigos, que venís a compartir y a dejar testimonio de que , a pesar de los pesares (que diría Goytisolo) no estoy sola, ni ellos tampoco.
Gracias, siempre repetidas, pero siempre merecidas.

IV encuentro de poesía en Red dijo...

Novedades del IV Encuentro de poesía en Red en Granada.
Besos

http://ivencuentrodepoesiaenred.blogspot.com/

Arruillo dijo...

Yo pienso que esos recuerdos nos tienen que servir para avanzar con paso firme hacia nuestro futuro.
Bonita composicón, Marisa.
Besos

Codorníu dijo...

Supervivientes de naufragios encadenados, bastante hemos flotado en medio de tantas tempestades.

Un beso, amiga.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails