sábado, 1 de octubre de 2011

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, (...)
Galeano


A veces imagino una tormenta,
un viento frío, una cuchillada,
y entiendo lo que sufren esos nadies
que se levantan en la incertidumbre
sin un lugar donde caerse muertos.
Y acuso a los mercados,
y a los  mercaderes,
y a los políticos,
y a los banqueros,
y a los que les negaron,
 siempre inmisericordes,  
el pan y la sal,
por el bien de occidente,
por el bien del euro,
por el bien del dolar,
por el bien del consumo,
por el bien de la bolsa,
y del IBEX, y del PIB,y del IVA...
en fin, ustedes saben,
de nuestra poderosa economía.
Y a veces imagino
puestos a imaginar un imposible,
que empiezan a importarnos
las cosas importantes:
la dignidad humana, el bien común,
el agua de los ríos,
el mar inmesurable en su grandeza,
los árboles, por siempre protectores,
la risa contagiosa de los niños,
el amor, la alegría, las mañanas,
la sonrisa del otro,
el café compartido,
la palabra precisa,
la justicia, el amparo,
la convicción profunda, la utopía.
Esas pequeñas cosas
acaso imperceptibles,
tan grandes, necesarias,
tan nuestras, tan de todos, tan de ellos...
tan fieramente humanas.

11 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Un poema para hacer un alto en el camino y pensar. La segunda parte, la de que nos importe "la sonrisa del otro", "el café compartido" etcétera no debería ser un imposible ni pertenecer a la utopía, no, quizá no podamos derrotar los poderes económicos, pero no deberíamos nunca escudarnos en la culpa ajena, para dejar de intentar mejorar nuestro entorno más cercano.

Un beso grande.

Seroma dijo...

como no compartir todos esos decires... adhiero totalmente a ellos

FLACA dijo...

Querida Marisa:
¡Qué bien le sienta a tus versos esa rebeldía tuya!...Un fuerte abrazo.

Leonel Licea dijo...

Poema que interpela y remueve, Marisa, poema que del que comparto cada verso que has escrito.
un abrazo enorme.
Leo

Rochitas dijo...

Cómo no adorarlo...

eloy dijo...

¡Muy bien dicho Marisa! Comparto tu grito, tu rabia. Los poetas, las poetas, no deben de mirar al otro lado, ni buscar la belleza metidos en una burbuja, el mundo esta ahí a nuestro lado y hay que gritarlo.

Un abrazo

impersonem dijo...

Si se puede imaginar se puede hacer... mas no sé muy bien cuánt@s están dispuest@s a luchar por conseguirlo...

...por ahora solo veo ecos y espejismos... algunos intentos por cambiar las cosas disueltos en el cansancio que produce caminar a la intemperie y sin provisiones... algo de unión y tal vez no mucha organización...

... ya no sé si importan las cosas importantes... tal vez el trigo se nos mezcló más de la cuenta con la paja y sea necesario un viento nuevo que aviente y aviente y aviente para separar lo que ha de ser simiente de lo que ha de ser estiércol...

... pero mientras haya poetas a los que les importen las cosas importantes habrá una esperanza para toda esa realidad a la que te refieres en la segunda parte de tu poema...

Espero que estés bien.

Un abrazo grande.

Arruillo dijo...

Me adhiero a tu canto,Marisa, y ojalá algún día veamos un pequeño avance para que no haya "nadies", de lo contrario mucho me temo que terminaremos todos metidos en el mismo saco que ellos.
Un beso

El Éxodo dijo...

Bravo, Marisa!!!

Abrazos.

Escribir es seducir dijo...

ES UN BONITO POEMA. SINCERO. CRUEL. ESPERANZADOR A LA VEZ. Y UNA ENSEÑANZA SOBRE EL FINAL

SALUDOS

Ricardo Miñana dijo...

Un poema solidario, ¡precioso Maria!
mis felicitaciones.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails