domingo, 6 de noviembre de 2011

Derrotas







Imagen: Xavier Sálomo




Si dijera de pronto que me rindo,
que ya no puedo más,
que estoy cansada,
alguien que no conozco
me gritará : ¡cobarde!


Y yo no escucharé,
me quedaré sentada, inmóvil, quieta.
Mi cuerpo será piedra indiferente,
y ya no sentiré.

Me habré salvado al fin.


No me estremecerán los fríos vientos.
No empapará la lluvia
los huesos de mi cuerpo, inexistentes.



Resistiré los embates de las olas.
Y los gritos,
serán tan sólo ecos
contra mi dura roca.


No me conmoverán llantos ajenos
ni unas manos tendidas, suplicantes.
Seré inmune a la ajena indiferencia.

Y ya no seré yo:
seré sólo una rama,
hoja seca en un árbol aterido
sin resquicio de vida...

Seré sólo un ropaje,
una camisa al sol,
cuerpo deshabitado de mí misma.


Ropa tendida al viento

8 comentarios:

Leonardo B. dijo...

[não há temporal que sobre o nosso corpo se abate que não tenha sobre si a luz do astro... por mais que se ensopem os ossos de palavra despojada]

um abraço, Marisa

Leonardo B.

Sergio Omar Otero (Seroma) dijo...

las derrotas como las retiradas solo son caminos para aprender

carmen jiménez dijo...

Quizá alguien que no te conozca podrá gritar hasta quedarse mudo, pero el grito de quienes te conocemos sería muy distinto, porque sabemos que si algo te caracteriza, es esa valentía tuya para levantarte una y otra y otra vez para seguir habitando ese cuerpo tuyo que jamás se dará por vencido por más que le duela el alma.
Un beso desde lo más hondo de mi garganta.

yonky dijo...

mimetizarse en una cosa,desprenderse del ser para no ser o para ser piedra,flor,pajaro,ropa al viento,al menos para ser diferente y luego consciente de saber que,esto nos hace diferente e indefinidamente inacabados.

cariñitos

El Joven llamado Cuervo dijo...

Terrible, querida. Volverse uno piedra.

Arruillo dijo...

Por eso hay que seguir luchando, Marisa, para ser uno mismo. Todo lo que ahora ves lo único que te está demostrando es eso que cantas: "Y ya no seré yo"
Ánimo, sigue mostrándonos toda tu ciencia poética, que siempre habrá alguien al otro lado esperando.
Un abrazo

Juanma dijo...

Mi querida Marisa:

Aquí me tienes, de vuelta tras dificultades y otras palabras. Vengo a curarme, que para eso sigues siendo mi poeta de guardia.

No me rendí.

Besos.

francisco dijo...

Ayer quise poner un comentario pero no sale. Era para decirte que me ha gustado mucho tu poema y me ha ayudado en estos días que he estado mal física y anímicamente y me ayuda a empezar de nuevo.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails