sábado, 29 de noviembre de 2008

Imagen: N. Tomas


Maravillosa luz que arroja el alba
sobre cuerpos exhaustos, detenidos,
envueltos entre sábanas y espumas.


Imposible temblor inesperado,
inacabada lluvia vespertina,
nacaradas guirnaldas de la luna.


Maravilloso instante improvisado,
que cobijan dos huecos improbables
entre su abierta bóveda celeste.


Y al fin, se abrirá paso el nuevo día.
Irreductible avance de las horas,
imprevisible afán de lo perdido.

Maravillosa luz, maravilloso instante,
imposible temblor, inacabada lluvia...
irreductible avance, imprevisible afán.


Soledad de los cuerpos paralelos
que vuelven a ser uno, una vez más,
cuando el amor despierta de su sueño.

16 comentarios:

Alberich dijo...

A veces sobran las palabras, ¿no crees?...

Poeta!!

marisa dijo...

Gracias... Poeta.

Fernando Manero dijo...

La luz domina el espacio y todo lo envuelve. No serían posibles las sensaciones que comentas sin un espacio de encuentro y mirada perfectamente descrito y poetizado

marisa dijo...

Gracias por tus palabras Fernando. Un fuerte abrazo

Goliardo dijo...

Querida Marisa, llenas al despertar de poesía, tanto, que dan ganas de dormir para encontrarse con la luz de tus palabras. Gracias por cada imagen, y embellecer con palabras las auroras, los cielos y al amor despertando de su sueño. Un abrazo agradecido.

marisa dijo...

Gracias a ti por seguir leyendo mis versos. Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Una visión del amor pasional, diría yo.
Marisa: ya te lo puse en mi blogg, por supuesto que puedes utilizar el relato de Angela
Besos
Ángeles

marisa dijo...

Gracias Angeles.Pasional y fugitivo, pero maravilloso mientras nos pertenece ese instante... Por cierto ahora trabajo en Alcorcón, pero durante años fui interina y pase muchas mañanas en Vitrubio allá por los años 90... Así que ya te contaré que tal me resulta el texto. Gracias por todo. Un abrazo y seguimos leyéndonos.

Miguel Ángel Y. dijo...

Hacía tiempo que no disfrutaba con la poesía de verdad, la poesía con verdad...tu poesía. Gracias.

Juanma dijo...

Me dan ganas de escribir un solo comentario, definitivo, y usar aquello de "cortar y pegar" cada vez que leo uno de tus poemas: todo tan maravillosamente sencillos como sublimes e inolvidables.
En fin, con tu permiso voy a convertir tu poesía en mi poesía de guardia, aquella donde acudir a cualquier hora, cuando uno necesita el bálsamo de la palabra. Me curan tus versos y, tras leer el prospecto, he comprobado que no soy alérgico a ellos, que los efectos secundarios también son bondadosos y que ni siquiera una sobredosis de ellos puede llegar a dañar. Dame tu permiso, por favor.
Un beso.

marisa dijo...

Miguel Angel tus palabras me llegan al corazón. Gracias por venir y enredarte en estos versos .
Un abrazo

marisa dijo...

Juanma,gracias, gracias, gracias...
Me emociona profundamente que te gusten mis poemas y que acudas a ellos para curar las "tres heridas : la del amor, la de la muerte , la de la vida..."
Un abrazo muy fuerte.

media luna dijo...

¡Quién despertara envuelta en esa luz!
Preciosa poesía que une dos cuerpos en uno.
Tengo pendiente tu otro blog.
Un abrazo

marisa dijo...

Qué gusto amanecer envuelta en luz aunque luego no sea más que un sueño, ¿verdad? Y qué suerte poder abrigarse con tus palabras amigas en esta fría mañana de domingo. Un abrazo...

Maria Luisa dijo...

Como siempre ¡Genial!
Como siempre: Me adueño de un trocito.
"Imprevisible afán de lo perdido".

Gracias por hacernos sentir...

marisa dijo...

Gracias amiga mía. Sentirte por aquí es todo un placer. un abrazo

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails