sábado, 7 de enero de 2012

Nombres



Me gusta que me llames por mi nombre,
que pronuncies despacio,
que lo acunes,
que te llenes de él,
que así me invoques
por todo lo que soy y aún no te he dado.


Y aunque inventemos nombres
para poder amarnos,
me gusta que me llames por mi nombre
escucharte decirlo, suavemente,
y sentir que soy yo,
constante y plena,
la que me doy a ti cuando me nombras.

Ropa tendida al viento

7 comentarios:

Fernando dijo...

Una poesía que emociona. Es importante la cercanía entre dos personas que se aman, es incluso vital que se pronuncie su nombre y se saboree y se defienda. El amor es eso que refleja tu poesía, una intimidad, un acercamiento personal, una emoción al verte y nombrarte. ¡Gracias por la emoción que transmites!. Un abrazo.

Leonel Licea dijo...

Esa plenitud que desborda tu poema, hace que siente dentro cada verso, Marisa.
Enhorabuena.
Un abrazo fuerte.
Leo

Jesús Arroyo dijo...

En tu línea, en tu maravillosa línea. Un besito Marisa.

Laura Caro dijo...

Este poema, no sé por qué, me recordó un poco a Salinas, que es uno de mis poetas preferidos.
Es sublime, Marisa. Sencillo y maravilloso.
Un abrazo grande.

Juanma dijo...

Es un placer seguirte en Twitter porque me trae hasta este hermoso poema. Mi nombre en Twitter es @Juanmaasolas y me gustaría tenerte entre mis followers para poder leernos mutuamente. Gracias.

Salud.

Arruillo dijo...

Comienzo el año con la lectura de este poema que emociona, llega a lo más profundo y me hace albergar grandes esperanzas para este 2012.
Un abrazo, Marisa.

Escribir es seducir dijo...

NUESTRO NOMBRE PRONUNCIADO POR LA PERSONA QUE AMAMOS ES LO MÁS TIERNO Y MARAVILLOSO DEL UNIVERSO

SALUDOS

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails