miércoles, 18 de enero de 2012

Perfecta arquitectura del recuerdo

Se abrió paso la luz
por los oscuros huecos.
El olvido cedió su territorio.
Los recuerdos se instalan,
construyen  recovecos, galerías,
levantan altan torres,
y cúpulas inmensas,
puertas acristaladas
y largos corredores.
La claridad  inunda cada esquina.
Todo es luz cegadora
en la serena estancia,
todo es lo que ha de ser, ni más ni menos:
así, sencillamente,
perfecta arquitectura del recuerdo.
--------

11 comentarios:

El Éxodo dijo...

A veces los recuerdos pueden también ser un ejército de termitas, arruinando.

Abrazos.

Carlos dijo...

El olvido (a veces) se rinde ante la luz de la memoria.

Hay recuerdos que son muy persistentes.

Bello poema.

Guillermo Gómez dijo...

La arquitectura del recuerdo es un cúmulo de arcos, esquinas y recovecos apasionante.
Un poema precioso.

Seroma dijo...

excelente construcción...

FLACA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FLACA dijo...

Los recuerdos...me gustan los recuerdos. Coincido, creo que son luz; siempre. Precioso y rico poema, amiga. Un abrazo.

Laura Gómez Recas dijo...

Qué sencillo y, por sencillo, qué complicado.

Un beso,
Laura

Rochitas dijo...

abrazo y agradezco a los recuerdos haber sido. Como única pertenencia indefectible. El mañana aún no llegó.

Ángeles Fernangómez dijo...

Lúcidos momentos, Marisa. Luminosos. Besos

Vagamundo dijo...

Aunque no necesariamente pertenezca a un psicólogo o a un arquitecto, la memoria casi siempre se construye a si misma de manera selectiva. Y se adorna de lo que le parece mejor. Y, como siempre, el olvido está lleno de memoria.

diana moreno dijo...

muy buen poema! saludos.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails