domingo, 15 de abril de 2012



 
Llegaron tus palabras,
como llega la última tormenta,
como llega el anuncio del desastre...
¡Me he quedado tan blanca
contemplando los restos del derrumbe!
¡Tan frágil, sin coraza, transparente!
Se han callado las horas,
desnudas y cobardes.
Se ha callado la lluvia,
con su sabor de mañana plomiza,
de tierra fértil, de orgullo quebrado.
Yo he callado también.
¿qué decir ante tanto desconcierto?
¿qué decir ante tanto desconsuelo?
¿qué decir ante tanto desaliento?
Mis palabras son hilos sin ovillo,
quebradas, agotadas,
dispersas por el suelo,
incrédulas, vencidas,
cansadas de no ser...

4 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Ojalá, cuando llegaran esos momentos, que llegan, tuviera la sensibilidad de escribirlos de este modo.

Dorchy Muñoz dijo...

Marisa mi niña guapa siempre adelante como puedes ver en frase propia en mi blog. Besos. Amador

Seroma dijo...

muy bien plasmada esa sensación del abandono ingrato...

Arruillo dijo...

A pesar del fondo ¡qué bien suenan en tus versos esas palabras!
Ojalá que pronto cambie el sentido de pesar.
Un abrazo

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails