domingo, 19 de abril de 2009




Yo recojo la pena de la lluvia...
No quiero que el desánimo me invada,
pero es difícil ir contracorriente.

Y me dejo llevar por la tristeza.
Es sencillo:
me abandono,
me diluyo,
me hundo,
me acurruco en sus brazos,
me aproximo a su abismo
y espero su llamada.

Un profundo silencio
va inundándolo todo.
Se borran las fronteras,
y los difusos trazos de mi rostro.

Nada me queda ya. Todo es oscuro.
Nadie sigue mis huellas,
y nadie ha de llorar este dolor,
esta gris oquedad de mis fronteras
que es sólamente mía, y me reclama...

58 comentarios:

Bea dijo...

Querida Marisa, siempre paso por aquí y siempre me quedé deslumbrada.
Por no saber expresarme como tu, es que no te dejo comentario.
Pero hoy quiero que sepas que tienes una hermosa manera para expresar lo que todos hemos sentido miles de veces.
Con este poema me sentí totalmente identificada y quiero que lo sepas.
Yo jamás lo hubiera podido expresar así.
Ahí van mis felicitaciones, mujer!!!
Si no aparezco, quiero que sepas que continúo y continuaré leyéndote siempre, aunque no recibas comentarios, por supuesto y no me cabe ninguna duda, siempre excelentes como tu.

Edu dijo...

Me hundo...yo tambien hundo mis ojos en tus versos, que bellos son, se dejan besar, mas que leer.
Un Abrazo.

Luisa Arellano dijo...

Me dejas con la boca abierta, Marisa. Me calan tus versos y tu tristeza, esa que te llama y que por medio de tu poema hago mía.

Un beso.

Fernando dijo...

permiteme que me sonría...acabo de escribir esto....

Recorro la distancia y soy del relámpago la última palabra,
quizás la que preludia la llegada del fuego
o ese silencio apretado en los segundos
que siempre trae el trueno.
Acaso la lluvia es diferente cuando mansa pastorea en el otoño
y se hace cicatriz de gruta en la roca gris del invierno,
o nieve hermética circundándolo todo.

Pero esa no es la lluvia que yo nombro,
esa no tiene los tambores,
ni el grueso de las nubes descarrilan
en un esfuerzo recio y ponderado del tren de la tormenta.
Gotas de llamada que florecen transparentes y alumbran las aceras,
se hacen flores en el campo
y llenan de charcos y mundos habitables todos los caminos…
Esa sí, esa si es mi lluvia y mi tormenta.


un beso...mojado.


f.

Codorníu dijo...

Yo también continúo leyéndote. Leyendo y admirando cada renglón que escribes. Estoy bien. Descanso.

Un beso.

(como no tengo tu correo, te dejo aquí este enlace que me han enviado. Es de una mani que hubo en Barcelona para protestar sobre el plan Bolonia.

http://e.static.blip.tv/cache/1891138/

¿Alguien se cree todavía que estamos en un estado de derecho?

Qué lástima.

Santiago dijo...

Como siempre. Una orfebrería perfecta lo tuyo.Unidad total de música y sentido. Dicen, no sé si es cierto, que Mallarmé le dijo a Degas: "la poesía no se hace con ideas, se hace con palabras". Tú eso pareces tenerlo más claro que nadie.

impersonem dijo...

Cierto marisa, nadar contra corriente es difícil, pero es la dirección que hemos elegido, echarse a la corriente es más fácil pero ¿adónde seríamos arrastrados?

"Caminante son tus huellas el camino y nada más...", importa dejar la marca, y cada uno las suyas.

Leí en la otra entrada que decías que estabas un poco pachucha, te deseo pronto restablecimiento.

Besos.

Goliardo dijo...

Querida Marisa, hago mías cada una de las palabras de nuestra querida amiga Bel. Durante todo este tiempo yo también he pasado casi furtivamente por este grato refugio, a veces sin palabras, y otras veces como quien se permite un fugaz descanso de sí mismo, para recobrar fuerzas y seguir.
Tus palabras siempre traducen la tristeza en un bello sentimiento humano, que se vuelve melodía de imágenes brillantes y sentidas, y nos envuelve y abriga a todos en su humanidad. No es fácil lograrlo, y en tí, fluye con talento y brillo singular. Gracias por esa maravillosa sensibilidad que nos regalas cada vez.
Si algo grato me queda de esta ausencia, es tener más de tí para leer en estos días en que retorno de mi propia historia, quizás algo golpeado, pero en el estado ideal para recostarme en esta belleza que sé que siempre me espera, cuando regreso cansado y sediento, a beber de tus hermosas palabras. Te celebro como se celebra la magia de ver los sentimientos conocidos con ojos nuevos, a través de tu mirada. Te mando un gran abrazo, al abrigo de tu poesía cálida y humana.

sergio astorga dijo...

Marisa, tienes grises oquedades como frontera, y son tuyas,sólo tuyas,como tus palabras, y también lectores que descansan y descalabran en tus angustias.
Un abrazo que no se diluya.
Sergio Astorga

Maria Varu dijo...

Hasta esta pena recogida de la lluvia, hasta esa oscuridad, hasta ese reclamo... suena con hermosa belleza en tu poema.

Besos Marisa

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Será sólo tuya, Marisa. Pero por el verso, ya es de todos. Abrazos.

Borromín dijo...

Es "sencillo" dejarse llevar por la tristeza, cuando el gris de los días cae como una manta.

Quien tuviera, tu sensibilidad, tu capacidad para decir las cosas como tú las dices.

Un fuerte abrazo, mi querida amiga.

Carmen Aliaga dijo...

"Nadie sigue mis huellas..." sé que es un verso tuyo, una metáfora pero debes saber que sí las seguimos, seguimos la fuerte huella de tus palabras que dejan rastro en tu camino y en el nuestro.
Un beso.

marisa dijo...

Bea: me emociona tanto lo que me dices... Ahora soy yo la que se queda sin palabras.Siento tu afecto cálido y hermoso y lo llevo siempre en mi corazón. Gracias por estar ahí. Un abrazo muy muy grande.

marisa dijo...

Edu, tu presencia es siempre una alegría para mí. Gracias por todo

marisa dijo...

Luisa...La poesía es un lugar de encuentro, tanto en la alegría como en la tristeza.Un abrazo enorme mi querida amiga y poeta.

marisa dijo...

Fernando tus versos son lluvia en mi casa y en mi corazón. Gracias por todo poeta.

marisa dijo...

Pepe, el cansancio siempre vence en las almas nobles que, como dijo baroja en una de sus novelas, "tiritan de frío". Sé que estás. Te dejo mi correo por si quieres escribirme
marisadelapf@yahoo.es.
Un abrazo muy grande

marisa dijo...

Ay Santiago que cosas me dices...Hasta la tristeza huye cuando lee tus palabras. Un beso muy fuerte querido amigo.

marisa dijo...

Impersonem, mil gracias. Lo mío es crónico: va y viene. Convivo con ello y acepto mi mala salud de hierro como buenamente puedo. Tus palabras son un una alegría para mí. Un fuerte abrazo.

marisa dijo...

Goliardo, qué alegría que hayas vuelto y que me visites...Tus palabras me envuelven y me embriagan. Gracias, gracias, gracias...

marisa dijo...

Amigo Sergio la tristeza compartida es menos tristeza...Besos

marisa dijo...

María, dicho por ti hasta parece cierto...Te mando un fuerte abrazo querida mía.

marisa dijo...

Antonio muchas gracias.La poesía es lo que tiene... Conjura el dolor con la fuerza de la palabra y nos permite compartir.Un fortísimo abrazo.

beker dijo...

Exquisito, en un tiempo en el que parece que las nostalgias se adueñan del paso y acampan entre nosotros.. un saludo

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Todos nos hemos sentido fundidos con ese dolor que nos reclama, de ahí que este poema, sea universal...

Un abrazo
MArian

marisa dijo...

Borromín, la sensibilidad está muy denostada, y a veces me gustaría no tenerla para no sentir la pna de l alluvia...Un beso querido amigo

marisa dijo...

Carmen, no sabes cómo te agradezco tus gestos de afecto y tus palabras de ánimo...a veces es inevitable el naufragio.Un beso guapa

marisa dijo...

Muchas gracias Beker y bienvenido.

marisa dijo...

Marian la tristeza nos reclama y a algunos más veces de las que quisiéramos...un beso, poeta

Alberich dijo...

...Pues sí, amiga mía...estamos buenos!

Besos

marisa dijo...

Pasará la tristeza, lo sé. Estoy acostumbrada a sentir la tormenta y dejarla pasar. cuesta recomponerse pero al final se hace, mal que bien. Besos

Miguel Ángel Y. dijo...

Llegó la lluvia y renaciste.
Tus versos de lluvia, tu palabra de espera, tu llamada...
Y, después de las lágrimas, la luz del reencuentro.
Te queda toda una vida para caminar con "él"...
Besos.......

Roberto Esmoris Lara dijo...

Hasta la más profunda tristeza tiene su costado hermoso, como tu poema.
Abrazo fuerte (¿te serana el mar?)

Besos de tu amigo REL

siempreconhistorias dijo...

Querida Marisa poeta:
en cualquier oquedad de tus fronteras quisiera yo cobijarme y hacerte alguna cosquillita mientras te recuperas.
Eres muy muy buena.
Besitos-azos-osos.

ybris dijo...

La lluvia es más que pena.
Si la vemos sólo desde el lado de la tristeza no es extraño que nos invada el desánimo, el abandono, el silencio forzado y la gris oquedad que nos reclama.

Pero luego los versos -y la cantata de Bach de fondo- suenan con un brillo de esperanza.

Besos.

marisa dijo...

Mi querido Miguel Ángel, amigo del alma y la palabra. Yo lucho contra mi tristeza y procuro ser más fuerte. La poesía me salva del abismo y conjuro el dolor con las palabras. Un beso emocionado.

marisa dijo...

REL, el mar me serena, y vuestra compañía, y la poesía...Pero a veces vencen los fantasmas.Un beso,poeta.

marisa dijo...

Izaskun eres estupenda, y tupalabra amiga un lujo para mí. Gracias ,corazón.

marisa dijo...

Ybris me debato entre el deseo de esperanza, las ganas de creer y cierta incredulidad inevitable. ."El sol sólo es el sol si brilla en ti, la lluvia es sólo lluvia si te moja al caer..." Serrat dixit. Un beso amigo

Emilio dijo...

Tristeza del alma, íntima y maravillosamente escrita; ojalá fuera un sentimiento igualmente hermoso.

Un caluroso abrazo.

marisa dijo...

gracias Emilio.Ojalá la emoción que da lugar al poema fuera sólo un juego de ficción literaria...besos

begusa dijo...

recoje la pena de la lluvia... llena la bañera y date un delicioso y sosegado baño... y cuando se te arruguen las mollitas de los dedos... tira fuerte del tapón...

marisa dijo...

Así haré...Bienvenida

Maria Luisa dijo...

Dulce Marisa:
" No quiero que el desánimo me invada,
pero es difícil ir a contracorriente.

Precioso, sentido, dolorido.

Dices en tu bello poema:
"Nada me queda ya,
nadie sigue mis huellas"

Marisa todos seguimos y seguiremos tus huellas convertidas en bellas palabras.

Te quiero.

marisa dijo...

Ay mi Maria Luisa...Qué difícil es a veces lo más sencillo. Tú sí que eres dulce y buena y tenerte cerca es para mí un regalo que sé que alguien sabe que me hace falta. Besos preciosa.

SUSANA dijo...

Bueno, este corazoncito acusó recibo directo de este precioso poema.

Hasta allí llegaste, muy certera Marisa. Acaso porque sabés y muy bien, decodificar los sonidos de la tristeza en una mujer.

Gracias mi bella Amiga!

Te abrazo!

María Socorro Luis dijo...

Sólo un hola, una felicitación más y un abrazo.

irene dijo...

Es muy difícil, con mucho, mucho empeño, se puede conseguir, aunque a veces la corriente es más fuerte que una misma.
Hoy siento tu poema muy dentro de mí.
No sábes cómo te agradezco tu poema, lo tendré siempre presente en mi blog, y en mi corazón.
Un beso, Marisa.

marisa dijo...

Susana un fortísimo abrazo, poco a poco voy recuperando mis fuerzas pero estoy algo "flojilla" todavía. Un beso corazón.

marisa dijo...

Soco guapa otro abrazo enorme para ti...

marisa dijo...

Irene eres un sol...te mereces sentirte querida y apreciada. Un beso

gloria dijo...

No vengo a devolverte la visita sin más, Marisa, vengo dispuesta a quedarme instalada en tus palabras, para fijar tus huellas al suelo y que nada las borre.
Un abrazo.

marisa dijo...

Gloria mil gracias. Viniendo de las amapolas estoy segura de que tenemos mucho que compartir. Un beso.

Mertxe dijo...

Sigo leyendo...

marisa dijo...

Pues estás en tu casa, ya lo sabes...

Marta Fernández Olivera dijo...

Que tristeza tan gris Marisa, todos en algun momento hemos sentido exactamente o casi estas sensaciones, como si te dejaras llevar por el desagüe hacia las mas profundas cañerias del abismo solitario y oscuro, frio y gelido..uffff, qué repelús "ma dao"
Besos

Clarice Baricco dijo...

Tus letras no me son suficientes para leerlas en la pantalla. Necesario tenerlas impresas. Debo apurarme con tu libro.

Mi admiración para tí.

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails