jueves, 15 de marzo de 2012

Qué tristeza de naranjas amargas,
que tristeza de manzanas doradas
rodando lentamente por el suelo.
Qué tristeza de porcelana rota,
qué tristeza de leche derramada,
qué tristeza de sábanas gastadas,
y de camisas blancas
 y de palabras huecas.
Qué tristeza de aquello que no pasa,
y de lo que ha pasado,
inevitablemente...
Qué tristeza sin más,
como si nada.

11 comentarios:

Leonardo B. dijo...

[assim, o mundo na manhã despojada,

feito palavra (mesmo que derramada tristeza)
faz-se arrumo, refeito abrigo de palavra.]

um abraço,

Leonardo B.

Andreas Selvi dijo...

Preciosa la forma de expresar esa tristeza.
Me deja triste tanta belleza.

Un beso.

Andreas Selvi dijo...

Ahora pienso... quizá no; tal vez sea al revés: me deja bello tanta tristeza.

Otro beso.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Supongo que ya lo leí. Destila una nostalgia que enamora. La imagen me es conocida, pero no sé si el poema es el mismo. Lo cual importa poco, ya que no interfiere en su belleza.

Arruillo dijo...

Está claro que hasta de la tristeza se puede sacar algo bello, sólo que sería interesante también que tus versos destilaran algría.
Ánimo, Marisa y adelante con la poesía.
Un beso

Laura Caro dijo...

Sencillo pero profundo;
de corazón a corazón en carne viva... ¡ Me encanta tu poesía, Marisa!

Un abrazo grandote.

carmen jiménez dijo...

Quizá lo más triste sea ese "así como si nada..."
Un beso

Idella Esteve dijo...

Pues a mí me gustó mucho. Así, sin más, como si todo.

Un saludo

alejandro aparicio morales dijo...

qué tristeza de nada.

genial leerte. un gran abrazo.

http://alejandroapariciomorales.blogspot.mx/

alejandro aparicio morales dijo...

qué tristeza de nada.

genial leerte. un gran abrazo.

http://alejandroapariciomorales.blogspot.mx/

Vagamundo dijo...

Y qué poco dura la alegría en casa del pobre...

También puedes leer

Related Posts with Thumbnails